“Aquél Presidente”

En tiempos en donde las representaciones partidarias son emergentes de una crisis que atraviesa la democracia tal y como la conocemos; cuando un “relato” se impuso corriendo del escenario a los partidos para confrontar con entelequias como “La Corpo” con el único propósito de vaciar al escenario para dejar como único protagonista al oficialismo, bueno es recordar por donde caminábamos antes de que permitiéramos que nos sacaran del camino, bueno es que recordemos que el 7 de julio de 1863, la fórmula Arturo Illia – Carlos Perette, se impuso con el 25% de los votos.

Cuando hoy nos asombramos porque el propio gobierno nacional admitió que no son veraces los datos que publica el organismo de estadísticas y censos, resulta más sencillo entender porqué ni siquiera los radicales tuvimos suficiente coraje como para enfrentar las patrañas que se difundieron sobre uno de los mejores gobiernos y quizás, sobre el más honesto, digno y eficiente Presidente que tuvo Argentina.

Veamos algunos datos que poco se han ponderado.

. Durante 1964, el PBI aumentó en un 10,3 por ciento y, al año siguiente, fue del 9,1. Ese incremento acumulado de un 20,3 en apenas dos años implicaba una extraordinaria cantidad de bienes y servicios adicionales puestos a disposición de la sociedad.

. Promulgó la Ley 16.459, del salario mínimo, vital y móvil, previa a la constitución del Consejo del Salario, integrado por representantes del Gobierno, los empresarios y los sindicatos.

. Con los mismos objetivos, se promovió la Ley de Abastecimiento, destinada a controlar los precios de la canasta familiar y la fijación de montos mínimos de jubilaciones y pensiones.

. El 15 de noviembre de 1963 Illia firmó los Decretos 744/63 y 745/63 que anulaban los contratos petroleros de Frodizi, por “vicios de ilegitimidad y ser dañosos a los derechos e intereses de la Nación”. A las objeciones de carácter económico y comercial como el traslado del riesgo empresario a YPF que debía realizar la inversión en nuevas exploraciones, o el aumento de los precios de los combustibles se sumaba la política de las concesiones que consideró contraria a los intereses nacionales.

. Crecimiento de casi un 19% en la producción industrial durante 1964.

. El presupuesto para educación ese año fue del 23%. ¡Casi ¼ parte!

. Inició las exportaciones de trigo a China comunista, cuando no existían relaciones diplomáticas ni consulares con ese país. Ni siquiera las tenía Estados Unidos.

. La Ley de Medicamentos que señalaba el carácter de bienes sociales al servicio de la salud pública de los medicamentos. En su articulado se facultaba al Poder Ejecutivo para la regulación de los precios

. En marzo de 1964 dio a conocer el nuevo Estatuto de los Partidos Políticos que posibilitaba la incorporación del peronismo a la vida cívica; establecía un control preciso sobre el patrimonio de los partidos; normas sobre proselitismo electoral y dejaba sin efecto las inhabilitaciones de los dirigentes gremiales, tanto obreros como empresarios.

. El 5 de noviembre de 1964 se pone en marcha el Plan Nacional de Alfabetización, con el objetivo de disminuir la tasa de analfabetismo que para la época se estimaba en poco más del 10% de la población adulta. En junio de 1965 el Programa contaba con doce mil quinientos centros de alfabetización y su tarea alcanzaba a trescientos cincuenta mil alumnos de dieciocho a ochenta y cinco años de edad.

. Entre 1963 y 1966 se graduaron de la UBA 40.000 alumnos, cifra mas alta en toda la historia de la casa de estudios.

. El salario real horario creció entre diciembre de 1963 y diciembre de 1964 un 9,6%. La desocupación pasó de 8,8% en 1963 a 5,2% en 1966.

Es posible que se nos escapen muchos datos. Este pantallazo tiene el único propósito de saldar una deuda con aquél humilde médico de provincia, malogrado por una prensa que prefirió mofarse de sus maneras amables o de su mujer, retratada con un delantal mientras barría la vereda, este pantallazo tiene el objetivo de recordarnos a nosotros los radicales y a quien sienta que es momento de recuperarnos en nuestra dignidad, que hubo un tiempo en que fuimos mejores.

El 7 de julio de 1963, a pesar de la vergonzante proscripción del peronismo que se habría expresado con el voto en blanco que no superó el 18%, Illia se impuso con más del 25% de los sufragios a la UCRI que obtuvo el 16,4%, UDELPA que obtuvo un 7,49%, la Democracia Progresista con un 6,38% y hay que subrayarlo, al propio voto en blanco, tan meneado como eventual expresión del peronismo.

A 42 años de una elección que nos abrió la puerta a una posibilidad que algunos malograron porque otros no supimos defender adecuadamente, desde el radicalismo de Viedma no queremos dejar pasar la oportunidad de abrir un paréntesis para expresar que nuestro peor pecado sería el de relegar protagonismo para convertirnos en víctimas.

Darío Berardi

Presidente Comité UCR Viedma

Be Sociable, Share!