Mendioroz: “¿Quiénes son los traidores?”

He tomado conocimiento hoy por la lectura de los diarios, de la decisión de la conducción provincial de la Unión Cívica Radical de “intentar” suspender mi afiliación partidaria.

En la misma noticia, los sepultureros de lo que fuera la UCR, también rechazaron lo que fue la excusa para la convocatoria a esa reunión: la renuncia de cotillón de Horacio Massaccesi, quien es sin duda alguna el principal responsable de esta catástrofe electoral del 3%.

Veamos:

Intentan desafiliarme del radicalismo por cumplir lo que el 67% de los convencionales provinciales reunidos en Darwin definieron, en consonancia con lo decidido por la Convención Nacional en Gualeguaychú. Es decir: la construcción del Frente Progresista en Río Negro.

Intenta desafiliarme un partido que no tiene Tribunal de Disciplina, ni una Convención con mandato vigente y sin otorgarme el debido derecho a defensa. Una verdadera joya de la legalidad, bandera que ha levantado el radicalismo desde su nacimiento.

Intenta desafiliarme José Luis Foulkes, presidente de la Honorable Convención de la UCR, un intendente que jugo con el oficialismo provincial y que sin ponerse colorado, pasó del 56% de los votos logrados en Viedma (gracias a los que le sumó el Frente Progresista) al 5% en la elección provincial.

Intenta desafiliarme Daniel Sartor, quien no sólo llenó de radicales la lista de Weretilneck, sino que además fue activo militante del joven partido oficialista. Y también quien argumentó en forma ferviente las razones de por qué no había que aceptar el renunciamiento de Massaccesi.

Intenta desafiliarme Darío Berardi pasajero frecuente del jet alquilado por el gobernador y eficiente operador parlamentario para suspender la Ley de las PASO, para darle súper poderes a Weretilneck y para financiar el rol de Papa Noel del gobernador en la campaña con la aprobación de los contratos petroleros.

Intenta desafiliarme la flamante legisladora provincial Soraya Yahuar, a quien sería bueno escuchar cómo explica que en su pueblo ella sacó el 1.000% más de votos que Massaccesi.

Intentan desafiliarme, los intendentes radicales que sin pruritos, de manera pública y descarada anunciaron a los cuatro vientos que harían e hicieron campaña para Weretilneck.

Está claro que comenzó la temporada de caza de “traidores” en la UCR de Río Negro. Sería bueno que Massaccesi cambie de escopeta y afine la puntería. Este desertor serial del radicalismo rionegrino (“Mi carrera en el radicalismo ha terminado”, dijo en el 2002 luego de fundar un partido político propio) debiera saber ya, que así como se fue cuando quiso y volvió cuando quiso, que de donde no se vuelve es del ridículo.

Por lo demás, entiendo que hay castigos en la política que terminan siendo un premio. Que haya sido Sartor, el más firme impulsor de mi expulsión, confirma que no he estado equivocado.

Por ultimo quiero ratificar lo que dije en toda la campaña : soy y seré siempre radical.

Bautista Mendioroz
Legislador

Be Sociable, Share!